12 Educar la creatividad

25.07.2017

Educar en la Creativación®, una herramienta esencial para un mundo exponencial

Miquel Àngel Oliva i Sans

En una publicación reciente sobre “El futuro de la ocupación”, el World Economic Forum (WEF) afirmaba que muchos de los empleos actuales quedarán obsoletos en los próximos años debido a los avances tecnológicos y decía también que la mayoría de los puestos de trabajo que tienen más demanda en la actualidad no existían hace apenas cinco o diez años.

Según este mismo informe, dos de cada tres jóvenes que están estudiando en la actualidad trabajarán en puestos que hoy en día aún ni siquiera existen. De acuerdo con sus conclusiones, en el año 2020 más de un tercio de las habilidades básicas para la mayoría de los puestos de trabajo cualificados se compondrán de habilidades que hoy día no se consideran cruciales.

Así pues, ¿cómo podemos preparar a las nuevas generaciones para un entorno tan cambiante? ¿Cuáles son los aprendizajes y las competencias que deben adquirir para que puedan afrontar con éxito su futuro? ¿Cómo hay que evaluar el rendimiento de los alumnos? ¿Cuál es el papel que deben ejercer los educadores?

Estas preguntas se encuentran en el origen de lo que hoy se conoce como “la nueva educación” y plantean en la actualidad un importante debate en la comunidad educativa, que busca estrategias y metodologías para darles respuesta.

Aspectos más allá del clásico conocimiento de idiomas, como el emprendimiento, el trabajo colaborativo, las habilidades comunicativas y el uso de las nuevas tecnologías, son fundamentales. Pero entre todas estas capacidades cabe destacar una, que es la capacidad creativa de las personas, a menudo poca fomentada en el ámbito académico y educativo.

Como muestra de este hecho, basta con mencionar que en una conferencia reciente el director general de Google en España explicaba que en Google no contratan a las personas según su currículum, ni tampoco en función de si se ajustan más o menos al perfil requerido para un determinado puesto de trabajo, sino que lo hacen sobre todo en función de la capacidad de innovación que los candidatos pueden aportar a la compañía.

Y la pregunta es muy simple: ¿de dónde proviene la capacidad de innovación de una compañía?

La capacidad de innovación de un colectivo, en este caso de una empresa, proviene de la creatividad de las personas que la conforman.

Porque sin creatividad no es posible identificar nuevas oportunidades ni buscar para los problemas o las necesidades actuales soluciones alternativas que hoy no existen y que, por tanto, deben “crearse” de nuevo.

Miquel Àngel Oliva i Sans

Miquel Àngel Oliva i Sans

Director General Fundació per a la Creativació®

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. * Campos obligatorios


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

* Campos obligatorios